Saltar al contenido principal  Po-Net  Cultura en Prato  Arte e Historia  Itinerarios en la ciudad  Duomo - Catedral de Santo Stefano
Po-Net
 atrás
Itinerarios en la ciudad

Duomo - Catedral de Santo Stefano

La obra de ampliación y nueva estructuración de la parroquia rural (probablemente ya del siglo V), empezada alrededor de la mitad del siglo XII, transformó la modesta construcción originaria en una de las iglesias románico-góticas más notables del territorio toscano.
En la segunda mitad del siglo XII fue construido también el hermoso claustro románico parcialmente modificado en el siglo XV.
El campanario, realizado probablemente sobre un proyecto de Guidetto de Como a principios del Doscientos, fue completado con la celda de triforios en 1356-57. En 1386, simultáneamente con la construcción de la capilla del Sagrado Cíngulo, empezó la actual fachada en estilo gótico tardío de Lorenzo di Filippo, con base de caliza y parte superior de fajas de caliza y serpentina verde alternadas, completada sólo hacia la mitad del siglo siguiente, período al que remontan también el gran portón, con el luneto decorado por una terracota vidriada de Andrea della Robbia, y el púlpito exterior de Donatello (el original del parapeto está actualmente conservado en el Museo de la Obra del Duomo).

No obstante las numerosas intervenciones que se subsiguieron durante los siglos el edificio conserva una cierta unidad estilística: en el interior se articula bien, la planta de tres naves con terminación en ábside, subdividida por seis arcadas en cada lado, que remonta a principios del Doscientos, el transepto(1317-1368) atribuido a Giovanni Pisano; mientras el púlpito de cáliz (siglo XV), de Mino da Fiesole y Antonio Rossellino, recuerda el de Donatello.
Entre las obras de arte más bellas e interesantes conservadas en el Duomo figuran famosos ciclos de frescos: las Historias de los Santos Stefano y Giovanni Battista, (entre los cuales se destaca el Banchetto di Erode, con la Salomé danzando), efectuado por Filippo Lippi y colaboradores (1452-65), que decoran la capilla Mayor; las Historias de la Virgen y del Sagrado Cíngulo (1392-95) de Agnolo Gaddi y el equipo de su taller en la capilla del Sagrado Cíngulo, y las Historias de la Virgen y de Santo Stefano concordemente atribuidas a Paolo Uccello (1397-1475), en la capilla de la Asunción.
Hay que recordar también preciosas obras de escultura como el Tabernáculo de la Virgen del Olivo, (1480) de los hermanos Giuliano, Giovanni y Benedetto da Maiano; la Virgen con el Niño de Giovanni Pisano, el hermoso crucifijo broncíneo en el altar (1653) de Ferdinando Tacca.

Útima revisióe contenidos: 25.02.2010
 atrás  suve